La nueva Esperanza del PP madrileño

La presidenta del PP de Madrid se presenta como candidata a la alcaldía

Aunque oficialmente se había retirado de la primera línea de la política en septiembre de 2012, Esperanza Aguirre nunca desapareció del panorama popular español. Ahora que muchos la creían atropellada y sepultada bajo numerosos enfrentamientos, incluso dentro de su propio partido, resurge de sus cenizas cual ave fenix para intentar convencer a los madrileños de que es la persona que debe gobernar su alcaldía.

Desde que se conoció la noticia el pasado viernes, ha sabido aprovechar bien el tiempo: ha salido en todos los medios de comunicación, creado polémicas en las redes sociales y concedido entrevistas a distintas emisoras de radio y canales de televisión, por lo que durante todo el fin de semana no hemos parado de ver, oir y leer sobre la presidenta del PP madrileño.

Amada u odiada, es innegable que tiene poder y que es una figura carismática. Fue presidenta de la Comunidad de Madrid durante casi 10 años antes de su dimisión. Hay quien critica esta candidatura por considerar que despreció a sus votantes al abandonar la presidencia para la que la habían elegido, y ponen en duda si no se trata de una estrategia del PP, mostrándola como cara visible y fuerte para asegurar la victoria y, cuando crean oportuno, designar a alguien más moldeable que se ajuste a las necesidades del partido. Tampoco faltan las voces que recuerdan los casos de corrupción en los que se ha visto envuelta, poniendo sobre la mesa el caso Gürtel, entre otros.

Las malas lenguas aseveran que Aguirre está enfrentada a la cúpula del Gobierno, algo que ambas partes se afanan por desmentir siempre que pueden. Esperanza afirma que ya ha “aclarado” el problema que le ha enfrentado al presidente del Gobierno, que no le preocupan sus oponentes y que pretende “hablar a los madrileños de qué Madrid quiero”

Por su parte, Rajoy asegura que cualquier posible polémica está zanjada, y confía plenamente en la capacidad de su candidata, que dicen ha sido designada directamente por él junto a Cristina Cifuentes, candidata a la Presidencia de la Comunidad. Está claro que, en la directiva del Partido Popular, los caballeros las prefieren rubias.