SALVADOR PILA EGEA Y JAVIER VÉLEZ OSUNA, MAESTRO Y ALUMNO DE ESGRIMA ADAPTADA

Luis Salvador Pila Egea regenta el Club Deportivo Esgrima José Manuel Egea desde 1989 y adaptó sus instalaciones para discapacitados físicos en 2001. Por su club han pasado varios campeones.

Pregunta: ¿Son muchos los discapacitados que acuden a su centro?

Respuesta: Hemos llegado a tener hasta 5 tiradores a la vez, pero en la actualidad sólo cuento con un alumno.

P: ¿Cómo acuden los alumnos a usted y en qué situaciones?

R: Antes teníamos un acuerdo con San Juan de Dios, que nos mandaban a sus enfermos para que se ejercitaran con nosotros. Suelen ser gente de mediana edad que ha tenido un accidente.

P: ¿Hay alguna limitación para practicar este deporte?

R: Para nada, he llegado a tener alumnos parapléjicos de movilidad muy reducida, teníamos que atarles a la silla y sujetarles la espada a la mano porque no tenían fuerza para sujetarla.

P: ¿La práctica de deporte les sirve de rehabilitación?

R: Por supuesto. Javier sin ir más lejos: su lesión era de categoría B y en la última revisión médica le han catalogado de A, la de mayor movilidad.

P: ¿Qué material especial ha tenido que obtener para impartir la esgrima adaptada?

R: Se necesita un anclaje para cada dos personas y unas sillas adaptadas, además del material que usan los no adaptados.

P: ¿Recibe algún tipo de subvención?

R: Al revés. La Federación Andaluza no reconoce la esgrima como deporte adaptado para no tener que dar ayudas.

P: ¿Se sienten discriminados dentro del deporte español?

R: Hemos llegado a tener al campeón de España y al subcampeón de Europa, pero no los han llamado para la selección. Lo tenemos muy difícil.

Javier Vélez Osuna lleva acudiendo al C.D. José Manuel Egea desde el 2007 y recientemente ha ascendido de categoría.

Pregunta: ¿Qué supone para ti este cambio?

Respuesta: La verdad es que no me ha beneficiado, porque ha mejorado mi movilidad, pero sigo en silla de ruedas y ahora tengo que competir con gente que puede tirar de pie…

P: ¿Has tenido que superar muchos obstáculos para poder practicar la esgrima adaptada?

R: Tengo que superar obstáculos a diario. Sin ir más lejos, el otro día no pude acudir a entrenar porque se había estropeado el ascensor de mi casa y no tenía manera de salir a la calle.

P: ¿Qué vías tiene una persona discapacitada para encontrar un centro adaptado si decide practicar algún deporte?

R: Lo tenemos bastante difícil. Lo ideal sería acudir a las federaciones y que desde allí nos informasen, aunque en realidad lo que mejor suele funcionar en estos casos es el boca a boca.

P: ¿Hay muchas diferencias entre la esgrima adaptada y la que no lo es?

R: Las reglas básicas son las mismas. La principal diferencia es que normalmente se tiene un margen de 14 metros para moverse, y nosotros sólo nos movemos de cintura para arriba, nos separa de nuestro contrincante la medida del brazo.

P: La esgrima no es un deporte barato de por sí, ¿es mucho más cara la práctica adaptada?

R: Además de la equipación reglamentaria necesitamos unas sillas especiales que pueden costar unos 2000 euros, y unos anclajes que rondan los 8000, aunque por suerte para nosotros eso lo ponen los clubs. No es una práctica que salga muy rentable.

P: Actualmente puedes presumir de ser el 3º de España en florete y sable, ¿qué metas tienes para este año?

R: Por circunstancias personales los últimos meses estoy un poco distanciado del entrenamiento, aunque quiero seguir en ello durante más tiempo, lo retomaré más adelante.