LAS SOMBRAS DE UN FENÓMENO EDITORIAL

Cincuenta sombras de Grey es la primera novela de una autora inglesa hasta ahora desconocida, Erika Leonard James, quien ha desempeñado varios cargos ejecutivos en televisión, vive en Londres, y recientemente ha sido nombrada por la revista Time como una de las cien personas más influyentes del año.
Fue publicada en mayo de 2011 por una pequeña editorial australiana. A esta primera entrega le siguieron Cincuenta sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas, conformando una trilogía que cosechó tanto éxito que se extendió al resto del mundo.
Esta novela se convIrtió en poco tiempo en todo un fenómeno literario sin precedentes. En una época en la que comprar libros no está de moda, los 3 libros de la autora anglosajona, publicados por la editorial Grijalbo en España, ocupan los tres primeros puestos en las listas de libros más vendidos en nuestro país, tanto en papel como en formato digital. En Latinoamérica, publicados por Random House Mondadori, a los tres meses de su lanzamiento se habían distribuido 1500000 ejemplares. Cinco meses después de su publicación, las ventas mundiales superaban los 40 millones, destacando el mercado anglosajón, donde la saga se ha convertido en lo más vendido de todos los tiempos. Los derechos han sido vendidos a 45 países.
El éxito de “Cincuenta sombras” ha traspasado los límites literarios para llegar al cine y a la música. Universal Pictures y Focus Features han comprado los derechos cinematográficos y los productores de “La red social” serán los encargados de llevarla a la gran pantalla. Este proyecto está creando gran espectación entre las fans de la trilogía, que precisamente esta semana se enteraban que tendrán que esperar 6 meses más de lo previsto para verlo en las salas de cine. Este retraso está motivado por la búsqueda del actor principal tras la marcha del hasta entonces candidato Charlie Hunnam. La noticia ha coincidido con las primeras imágenes de los protagonistas, Jamie Dornan (encarnando a Christian Grey) y Dakota Johnson (hija de Melanie Griffith y Don Johnson, que dará vida a Anastasia). El film, dirigido por Sam Taylor-Johnson, tiene previsto su estreno, segun informa Europa Press, para el 13 de febrero de 2015, justo antes del día de San Valentín, en lo que presumiblemente sea un intento de conseguir que muchas parejas elijan este plan para dicha celebración (si para entonces todavía mantienen el fervor de la saga).
Además, EMI lanzaba el 17 de septiembre de 2012 el disco ‘Fifty Shades of Grey’ The Classical Album, que comprende una recopilación de 15 temas de música clásica seleccionados por la propia escritora E. L. James y que aparecen en su trilogía.
Emprender la lectura de una novela precedida por semejante fama supone un reto, pues nos enfrentamos a ella con una opinión prefabricada. El público mayoritario es el femenino, de hecho en la campaña publicitaria americana se la ha clasificado como “porno para mamás”. Sin embargo, meter a esta novela en el saco de la literatura pornográfica parece un exceso, como mucho podría definirse como romántica erótica, ya que, si bien es cierto que incluye muchas escenas específicas de sexo, son siempre en un contexto de relación amorosa, y seguramente sea esa mezcla de romance y sexo lo que ha conseguido enganchar a tantísimas mujeres, a las que uno sólo de esos géneros podría parecerles demasiado empalagoso o fuerte, respectivamente.
Si bien es cierto que toda la novela destaca por la falta de creatividad literaria, hay que resaltar que las escenas más subidas de tono son descritas siempre sin recurrir a lo zafio ni a lo grotesco. También se debe señalar que la edición española deja bastante que desear, encontrando fallos tanto de traducción como de gramática que desconciertan al lector.
La historia en sí no es en absoluto novedosa: Anastasia Steele, una joven inocente e inexperta recién graduada conoce al multimillonario Christian Grey (cosa que resulta poco creíble teniendo en cuenta la edad del personaje); salta la chispa y comienzan una relación marcada por el carácter oscuro de él (se autodefine como cincuenta sombras de mierda, justificando con ello el título) y sus tendencias sadomasoquistas, que acompaña con notas controladoras y machistas que encenderán a las lectoras más sensibles a la causa. No debemos olvidar que la novela surgió de un fanfiction de la saga Crepúsculo, por lo que los personajes están basados en Bella y Eduard, y de hecho algunos rasgos, como el carácter sumiso de ella, se asemejan bastante.
Esta trilogía es amada u odiada, no existen términos medios con ella, pero es innegable el buen trabajo de marketing que se ha llevado a cabo para conseguir semejante éxito.
Anuncios